Las calculadoras gráficas de CASIO cuentan con multitud de funciones con las que operar se convierte en una tarea mucho más intuitiva. Hoy nos centraremos en una función muy simple y útil que, a menudo, es desconocida por parte de los usuarios: copiado y pegado.

 

Paso a paso

Imaginemos que hemos resuelto una ecuación y, sin embargo, queremos reescribirla para cambiar alguno de sus datos y así disponer de los resultados en pantalla. Para ello, hay que pulsar los cursores hasta que la ecuación quede envuelta en un recuadro negro, que nos indicará que la ecuación está seleccionada. Entonces, basta con presionar la tecla SHIFT y el número ocho (sobre el que aparece la palabra ‘clip`) para que aparezca, en la parte inferior izquierda de la pantalla, un pequeño mensaje llamado ‘COPY-LINE’. Como está situado encima de la tecla F1, será esta la que debemos pulsar para activar el copiado, como si se tratara del típico comando CTRL+C de los ordenadores.

 

Una vez realizado este proceso, simplemente hay que desplazarse de nuevo con los cursores hasta situar el comienzo del texto en un espacio en blanco por debajo de las ecuaciones que queremos pegar. Repetimos el procedimiento: pulsar SHIFT aunque,  esta vez, lo acompañaremos del número nueve (sobre el que aparece la palabra ‘paste’). Así, aparecerá la ecuación por la que podremos navegar a través de los cursores, modificando cualquiera de sus datos. 

 

Para consultar si podría existir únicamente una solución o varias de ellas en la nueva ecuación con los datos modificados, hay que presionar la tecla EXE: de este modo, aparecerá un mensaje en la pantalla indicando esta información.